02_Momentos circunstanciales

Muy a menudo nos encontramos con momentos a lo largo de nuestra vida cotidiana, momentos que para unos es significativos para otros pasajeros, lo mismo pasa en esto que llamamos arquitectura y más aun específicamente en los espacios arquitectónicos.

¿Cuantas veces en nuestro andar, en nuestro recorrido diario percibimos el polvo y la luz como elementos sustanciales del tiempo?

Pues bueno…

…Cuando el polvo y la luz eran felices

El objeto arquitectónico  tiene una relación con el tiempo igual de frágil que el vidrio que la separa del exterior. El vidrio nos permite una conexión con el entorno perfecta, una relación en pleno contacto con la naturaleza. Sin embargo, así como en el espacio dicha conexión es fluida y clara, la relación con el tiempo es abrupta y descarnada. Mientras el exterior sufre los embistes del tiempo el interior se nos propone como un espacio inalterable y protegido, un espacio suspendido en un “eterno presente” que aspira a ser aquel que las fotografías de arquitectura reproducen.
El tiempo en su interior simplemente estorba, se niega con la misma rapidez que con un plumero se sacude el polvo de todas sus superficies, y sin embargo el tiempo impone un sentido y exige respeto.

1

 

Juan Tohme 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s