Catálogo

Se ofrece amor de novela, incluye galán pudiente, mujer bonita, (la suegra no viene por separado); vuelve la moda de mediados de siglo de macho alfa o semental solitario, con intereses competitivos y talante atlético, calzones de marca, abundante cabello y una afeitada suave y duradera; para la dama hay una surtida oferta, desde la princesa ha ser rescatada hasta la hermanastra mala, y por supuesto no olvide de preguntar por la madre abnegada, especialmente en rebaja a final de primavera. También tenemos la línea de mujer ejecutiva con clases de yoga y crema para las estrías.
Recomendamos la familia clásica que esta en rebaja en nuestra sección de hogar, viene acompañada de vivienda de revista y vehículo lo suficientemente grande y cómodo cómo para que no tenga que salir al mundo. En el catálogo de creencias, las hay ortodoxas, de la salvación, la redención, y la línea moderna espiritual y conspirativa. Por supuesto todo esto con nuestra tarjeta “Éxito” ®. que viene con seguro de protección contra la insatisfacción, pero recuerde que por razones de higiene no puede haber cambios.
Por supuesto le ofrecemos también: Zapatos, carteras, visados, peinados, mesas de noche, piscinas, celulares, focos ahorradores, shampoo para el hombre, afeitadoras para damas, seguros de salud, guerras, comida light, terapia, ortodoncia, noticias, cuenta del facebook (gratis), hamburguesas, gafas, energizantes, democracias, hijo inteligente, penthouse, cremas, máster y cómo lo vio en televisión: futuros prometedores. Recuerde que no se puede estar insatisfecho con el producto, porque con el primer ya se le arrancó la etiqueta.
Hoy que lo que le venden a uno es la inmediatez, escuché un audiolibro de un clásico que alguna vez empecé y por alguna razón lo deje a la mitad: Madame Bovary. Al final de una puesta en escena en audio bastante bien lograda que duro una hora treinta, se terminó la historia. Confieso que me sentí como un traidor de la lectura y que la historia en tan breve plazo se volvió bastante insulsa. Fue como destilar la obra maestra para separarla de su escritura y tragarsela cruda; sin embargo Madame Bovary me permitió reflexionar sobre algo que parece un juego de niños y a su vez una pregunta filosófica: ¿es que todos amamos de la misma manera? o ¿es que todos amamos por catálogo?
Amamos tanto cómo andamos vestidos, es decir con diferentes prendas, o incluso sin ninguna, o mejor cómo andamos, pero si no todos andamos, quizás amamos tanto como existimos. ¿Habrá quien pueda no estar en el amor? Diría que no, y no porque se haga una apología de la universalidad del amor, sino porque no podemos dejar de echar una ojeada a lo que nos ofrece el catálogo. Nuestro amor, como mucho o todo en el mundo, no deja de ser de catálogo. Cómo aman los Punk, cómo aman los curas, cómo lo hacen los más jóvenes o los padres, ¿amaba Madame Bovary? o era solo el efecto de una insatisfacción irreductible de la que un hombre es solo una máscara; cómo aman los travestís, matronas, hipsters, poetas, indigentes, emos, cómo aman los amantes.
Mundos de catálogo, se ofrece desde cremas antivejez hasta saberes exóticos sobre vinos caros o sobre la fenomenología del espíritu, se nos ofrece un mundo de catálogo que vuelve su banalidad en algo necesario. Resulta más difícil hablar de las banalidades de uno, hará falta algo más que una confesión para desprenderse de las etiquetas, pues yo tampoco quiero ser viejo, y hasta podría desear la marca registrada del éxito a toda costa, incluso a costa de uno mismo.
Autor Santiago Rueda Montoya 

Foto: IKEA in Fight Club

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s