El movimiento

El movimiento es un carácter fundamental de lo viviente. El ser humano vive en constante cambio, es su dinámica. Se mueven pensamientos, necesidades, deseos, intereses, encuentros… Así, el espacio que nos rodea también podría ofertar posibilidades de cambio, posibilidades de romper con los hábitos. La arquitectura entendida como auto representación de lo viviente. Con el movimiento cambia la vivencia del usuario, cambia el entorno en el que se desenvuelve.

Se mueve, muta, genera un nuevo lenguaje. Los movimientos provocan cambios formales, estéticos, de texturas, de color, de función. Pueden cubrir del frío, proyectar la mirada, ventilar, renovar; de día funcionan de una manera, en la noche tienen otro uso.

Lo cotidiano tiene una gama de matices y la arquitectura satisface necesidades primordiales de la vida. Cada rotación, cada desplazamiento abre un campo para que las funciones tomen otro valor, se mueven tantas veces como sea necesario y el usuario lo requiera.

Estamos por tanto hablando de una arquitectura que cobra vida con la presencia y actuación del hombre. El usuario como provocador de cambios en la arquitectura. La arquitectura sugiere los usos, el receptor interactúa con el objeto para satisfacer sus requerimientos.

Daniel Moreno F.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s