Escher en el laberinto de Borges

Que mejor que un intento onírico para representar el imposible. Lo que Borges laberínticamente de significante en significante corta en las paradojas imposibles del recuerdo y la memoria, del instante y el todo, del ser y el reflejo; en Escher se materializa en metamorfosis de ángeles, demonios, reptiles que abren un agujero –topológico- en la superficie de la hoja para provocar la pregunta por el sentido, pasar al plano de quien escribe su escritura hasta el infinito.

Las metáforas de Borges y las líneas de fuga en Escher escriben hasta las últimas consecuencias el vacio. Lejos de satisfacerse con el silencio o la hoja en blanco; las fugas al infinito, los cuadrados imposibles y el catálogo de todos los catálogos hastiados en su insistencia paradójicamente se vacían, crean angustia y fascinan. La escritura mínima del laberinto es el corte, la disyunción, división, estado necesario en el deseo para reconocer la condición de sujeto del inconsciente.

Autor: Santiago Rueda M.

arquitectura
escher borges
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s